Google conmemora la Independencia de Colombia


Google se une a la celebración del Bicentenario de la Independencia de Colombia. El 20 de Julio de 2010, Google presentó el diseño ganador de Doodle 4 Google para esta celebración de Colombia. Yennifer Valderrama, la diseñadora explicó que hace referencia a un barco español saliendo de las tierras colombianas, las cuales muestran una bandera clavada en la tierra.

A continuación el video que Google nos presenta como recopilación de este concurso de Doodle 4 Google en Latino América:


Un bicentenario sin paz

Colombia en el siglo XX

Despertar del Siglo XX
El siglo XX comenzó en Colombia en medio de una de sus mayores guerras civiles: la Guerra de los Mil Días, que duró entre 1899 y 1902. Esta guerra, que se puede enmarcar dentro de las demás guerras civiles del siglo XIX colombiano se agravó cuando la dirigencia liberal ordenó a sus casi vencidos ejércitos no rendirse y refugiarse en la guerra de guerrillas.

Firmada la paz, la guerra trajo dos importantes consecuencias. El país arruinado, junto con muchas otras causas, precipitó la separación de Panamá en 1903. Adicionalmente surge la figura del general Rafael Reyes como una esperanza para mejorar el país.

joe jonas inicia una serie de reformas, incluyendo la creación de unas Fuerzas Armadas de carácter nacional. Sus reformas, si bien populares al principio, generaron una resistencia de la clase política que propiciaron el cierre del congreso por parte de Reyes y la asunción de este de poderes dictatoriales. En 1909, un año antes de que se venciera su período constitucional, y cinco años antes del vencimiento de la prórroga a 10 años otorgada a su mandato, Reyes abandona el cargo.

Una reforma constitucional en 1910 prohíbe desde entonces la participación de militares en la política, lo cual, junto con la creación de un ejército nacional y permanente marcan la separación entre política y militares que han caracterizado a Colombia durante el siglo XX y XXI.

Partido Conservador
Entre 1886 y 1930 todos los presidentes representaron al partido conservador en lo que se conoció como la hegemonía conservadora.

Como oposición al gobierno de Reyes y en respuesta a los sectores más reaccionarios del partido conservador se funda el Partido Republicano el cual contaba con el apoyo de varios sectores delpartido liberal, pero sus gobiernos, entre 1914 y 1922, fueron eminentemente conservadores y en 1922 el partido conservador oficial retomó el poder.

El período entre 1910 y 1930 marcó definitivamente el ingreso de Colombia al siglo XX. De la sociedad agraria y minera, agravada por guerras civiles que caracterizaron al siglo XIX,Aunque los republicanos mantuvieron básicamente una propuesta liberal, se diferenciaron de los liberales por promover una mayor apertura hacia las clases medias. Los republicanos buscaron romper el monopolio del poder que ejercían los liberales. Sin embargo, esto fue imposible de lograr a través de procesos electorales. Así, el nuevo partido accedió al poder mediante una revuelta popular, en 1920. En 1919 se funda, junto con capital alemán, Scadta, segunda aerolínea comercial en el mundo y predecesora de la actual Avianca.

La república liberal
Una división del partido conservador que llevó dos candidatos a las elecciones de 1930 permitió el triunfo del partido liberal en cabeza de Enrique Olaya Herrera. Los liberales mantuvieron el poder hasta 1946 cuando otra división, esta vez de los liberales, permitió el regreso a la presidencia del partido conservador.

Los presidentes liberales introdujeron una serie de reformas en la vida nacional, la más importante de ellas fue la reforma constitucional de 1936, durante la primera presidencia de Alfonso López Pumarejo. Esta reforma introduce una serie de reformas liberales, incluido el derecho a la huelga.

El partido liberal, en el poder, busca también revancha de la hegemonía conservadora previa, sembrando algunas bases de la posterior época de la Violencia.

En 1942 López Pumarejo inicia un segundo período presidencial, pero sufre una crisis institucional y es obligado a renunciar en 1945. La popularidad de Jorge Eliécer Gaitán lo proyecta como candidato del partido liberal y gran opcionado para ganar las elecciones de 1946, pero el temor de la clase política lleva a Gabriel Turbay a lanzar su propia candidatura. Como consecuencia los liberales pierden el poder en 1946.

El medio siglo
En 1946, la división liberal permite el triunfo del conservador Mariano Ospina Pérez a la presidencia de la república.

La proyección de Gaitán, quien se consolida como jefe único del partido liberal, sumada a la mayoría liberal en el congreso, no permite al conservatismo desarrollar cabalmente sus políticas.

El 9 de abril de 1948, Gaitán es asesinado desatándose un levantamiento popular conocido como El Bogotazo. El levantamiento, que buscaba forzar a Ospina a renunciar, termina fortaleciendo al presidente quien empieza a desarrollar más y más políticas represivas.
El partido liberal no participa de las elecciones de 1950 dejando vía libre para que el conservador Laureano Gómez gane la presidencia. Sin una oposición política legal, Gómez impulsa una serie de políticas represivas.

Una parte de la dirigencia liberal ordena a sus militantes a alzarse en armas contra la presidencia de Gómez dando lugar a lo que se conoce como la Violencia.
Este período termina oficialmente el 13 de junio de 1953 cuando Laureano Gómez es derrocado por el general Gustavo Rojas Pinilla y este ofrece una amnistía a los guerrilleros liberales.

Rojas Pinilla fue bien recibido por muchos sectores del país. Desarrolló una serie de reformas económicas y políticas, incluyendo la creación de la televisión en Colombia y el sufragio de la mujer. Sin embargo su presidencia de facto perseguía la libertad de expresión y fue muy laxo con los restos de violencia política, particularmente la ejercida por los conservadores contra los liberales.

La crítica de estos casos llevó al cierre de varios periódicos y a una radicalización de la clase política en contra de Rojas. Un paro cívico ordenado por la clase empresarial y política obligó a Rojas a renunciar el 10 de mayo de 1957.

Fechas de las elecciones
Antes del golpe de estado de Rojas las elecciones para las corporaciones públicas (congreso, asambleas y consejos) se realizaban cada dos años en los años impares, usualmente a mediados de Marzo. Durante el gobierno de Rojas Pinilla se dejaron de realizar las elecciones de 1957 y 1959, y después de su gobierno se reanudaron en los años pares a partir de 1958, igualmente a mediados de Marzo, de forma que empezaron a coincidir con los años de las elecciones para presidente.

Referente a las elecciones para la presidencia, se mantuvieron en años pares antes y después del mandato de Rojas (cada cuatro años: 1938, 1942, 1946) usualmente a principios de Mayo. Las de 1950 (en las que ganó Laureano Gómez debido a la falta de participación del partido liberal) fueron adelantadas seis meses. No hubo elecciones en 1954: Rojas fue reelegido por la Asamblea Nacional Constituyente. Caído Rojas, las elecciones presidenciales se reanudaron en forma normal empezando con las de Mayo de 1958.

El Frente Nacional
La oposición a la presidencia de facto de Gustavo Rojas Pinilla unió a dirigentes de los partidos liberal y conservador en contra del dictador. El Liberal Alberto Lleras Camargo y el conservadorLaureano Gómez firmaron el pacto de Benidorm que da inicio al Frente Nacional.
Caído Rojas, una junta militar asume el poder durante un período de transición. En 1958 se reanudan las elecciones democráticas, siendo elegido Alberto Lleras Camargo como el primer presidente del Frente Nacional. Por los próximos 16 años la presidencia sería alternada entre los dos partidos tradicionales, los cuales conformarían gobiernos de unidad, repartiendo los ministerios y la burocracia entre ambos partidos.

El Frente Nacional marca el fin de la violencia partidista que aquejó a Colombia por más de un siglo. Sin embargo, el esquema cerrado de este régimen acunó la violencia guerrillera y el conflicto armado colombiano actual.

La última salida del frente nacional enfrentaría al candidato del frente, el conservador Misael Pastrana con el ex presidente (dictador) Gustavo Rojas Pinilla en 1970. La victoria del candidato del Frente se vio empañada por acusaciones de fraude electoral, y la prueba, para muchos, de que no había otra forma que la vía armada para hacer oposición en Colombia.

Historia reciente
Terminado el Frente Nacional, las diferencias ideológicas entre los dos partidos tradicionales habían, prácticamente, desaparecido y el enfrentamiento electoral empezó a desarrollarse más en el campo burocrático.

El surgimiento de las guerrillas comunistas: ELN, FARC, EPL, etc. marcó la vida política desde entonces. El surgimiento del narcotráfico fue otro factor importante. Especialmente tras la críticas que realizó el entonces Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, mandado a asesinar por el entonces depuesto Representante Pablo Escobar.

En 1989, las críticas al sistema político cerrado provenían no sólo de los grupos guerrilleros o de partidos como el comunista o la Unión Patriótica, sino que había permeado a las nuevas propuestas políticas y a los grupos universitarios (tanto de universidades públicas como privadas). Este nuevo liderazgo estaba representado en el senador y precandidato presidencial Luis Carlos Galán, quien se perfilaba como el más probable ganador de las elecciones presidenciales de 1990.

El asesinato de Galán, ordenado por Santofimio y ejecutado por Pablo Escobar, fue el punto culmen de la guerra declarada por Pablo Escobar contra la Extradición. En medio de este clima, un movimiento estudiantil, inspirado por el ideario de Galán, logra la aprobación en 1990 de la convocación a una Asamblea Constituyente, la cual promulgaría una nueva constitución en 1991.

Pablo Escobar fue abatido en 1993, y con él se acaba la etapa en la cual los narcotraficantes declaraban la guerra al estado colombiano. Pronto el Cartel de Cali sería sometido a la justicia durante la presidencia de Ernesto Samper. Esto no representó, en ningún momento, el fin del narcotráfico.

Si bien antes y durante el proceso de la Constituyente de 1991 varios grupos guerrilleros se habían desmovilizado, entre ellos el M-19 (1989) y el EPL (2200); otros grupos como las FARC continuaron su lucha insurgente y, ante la caída de la Unión Soviética, buscaron como fuente de financiamiento el secuestro extorsivo y el control de las zonas de cultivo de coca. Más adelante empezarían a manejar directamente parte del procesamiento y tráfico de cocaína.

Por otro lado, muchos de los narcotraficantes se aliarían con grupos de autodefensa, financiando el paramilitarismo, o se presentarían a sí mismos como paramilitares. Esta relación entre paramilitarismo y narcotráfico databa de los tiempos de Gonzalo Rodríguez Gacha. Otros muchos narcotrafincantes, principalmente los nuevos narcotraficantes, buscarían un perfil más ejecutivo y un perfil más bajo en contraste con la ostentación de Pablo Escobar y de Rodrígez Gacha.

Los grupos de paramilitares, bien financiados por el narcotráfico, o bien por ganaderos, empresarios, políticos o las fuerzas armadas, se unieron a finales de los años 1990 en las Autodefensas unidas de Colombia (AUC), formando pronto una guerra de tres frentes entre el estado colombiano, las guerrillas (FARC y ELN) y las DSE.

Transcurrir de la República en el siglo XIX

Hubo entre un choque y otro varias Constituciones y cambios de nombre y de rumbo de la República, entre los cuales destacan los ensayos federales, cuya expresión máxima se alcanza en la Constitución de Rionegro (Estados Unidos de Colombia, l.863), a partir de la cual nueve Estados Soberanos viven con alto grado de autonomía, unos pocos para su progreso y la mayoría, para perpetuar privilegios de las oligarquías regionales. En l.851 el Congreso decretó la abolición definitiva de la esclavitud.

Tomas Cipriano de Mosquera - Republica de colombiaEn l.861, Mosquera, quien fuera tres veces Presidente y quien ordenó también la segunda expulsión de los jesuitas , impone la "desamortización de bienes de manos muertas", mediante la cual pasaron a manos laicas los latifundios propios o administrados por la Iglesia, una tercera parte del suelo útil del país. Otro tanto se venía haciendo con los resguardos y los ejidos, con lo cual se obtuvo una reacción de la economía agraria, a costa de dejar a los indígenas y las formas comunitarias tradicionales de producción, en desventaja.

El desorden institucional, la quiebra de la Hacienda Pública, las rivalidades entre caudillos, encontraron al fin un dique en la Constitución de l.886, que canceló el federalismo definitivamente y fortaleció el poder central. Núñez fue su gestor, al encabezar el movimiento de la "Regeneración". Pero las garantías democráticas quedaron suspendidas y la persecución contra los radicales llevó a una última contienda finisecular denominada de "Guerra de los Mil Días", en mitad de la cual se inicia el siglo XX. Con ésta, la peor de las guerras "declaradas", se consolida el bipartidismo liberal-conservador.

Apenas empezaba la reconstrucción cuando Colombia sufre el más profundo trauma de su historia: la separación de Panamá (l.903), instigada por los intereses de los Estados Unidos en el Canal.

Los siguientes treinta años marcan un lento proceso de integración territorial y de delimitación fronteriza. Al culminar la "hegemonía" conservadora, habrá un incidente de guerra contra el Perú en l.932, donde Colombia recupera la franja amazónica invadida. Se avanza en la construcción de caminos, puertos y ferrocarriles; se fomentan la caficultura, el tabaco, el banano (que dará lugar a un grave choque entre trabajadores de las plantaciones de la United Fruit y el Ejército, en 1.928, con lo cual surge a la historia el movimiento sindical); y la producción minera de oro, plata y petróleo, estas últimas con fuertes inversiones extranjeras. Se exportan banano, cacao, oro, caucho y maderas, café y tabaco. Y surgen las primeras manufacturas.

Los liberales llegan al poder en los treintas, con ánimo de modernizar los criterios de desarrollo e introducen reformas al sistema laboral, al régimen de propiedad de la tierra y a otros aspectos, como la educación, muy descuidada desde las administraciones radicales del siglo anterior. Y renuevan el impulso a la industrialización, impuesta por la coyuntura de la Segunda Guerra Mundial.

Jorge Eliecer Gaitan - Republica de colombiaEl regreso de los conservadores al poder en l.946, en medio de fuertes tensiones políticas, agudiza viejos enfrentamientos: Jorge Eliécer Gaitán, líder liberal de amplio arraigo popular, es asesinado en l.948, cuando se celebraba en Bogotá la Conferencia Panamericana que dio origen a la O.E.A. Hubo grandes motines urbanos y se desató el período de "la Violencia", un quinquenio de barbarie que asoló campos y ciudades. En algunas zonas se formaron guerrillas para enfrentar a la Policía. Un golpe de estado interrumpió por corto lapso (l.953-58) la larga historia de democracia formal en Colombia.

El Gobierno Militar obtuvo un armisticio parcial en las luchas campesinas, pero las restricciones a la prensa y a la actividad de los partidos llevaron a liberales y conservadores a unirse para derrocarlo. El acuerdo del "Frente Nacional" cobró carácter constitucional de gobiernos compartidos y alternados a partir de l.958, y duró con variaciones más de lo previsto, sin lograr erradicar las guerrillas, que resurgieron con otro carácter (agrarista en unos casos, comunista o castrista en otros, maoísta los de más allá, sin excluir el aparecimiento entre ellas hacia el final, de bandas de delincuentes comunes). Ello se debió en parte a la nula oportunidad que el modelo daba a opciones diferentes a los dos partidos mencionados, y en parte a la tardanza de los gobernantes en atender situaciones de extrema pobreza o marginalidad en amplias zonas de la población.

Dentro de un inocultable progreso material y con una economía más saludable que la de sus vecinos, en los últimos años Colombia se muestra como un país notablemente integrado, diversificado e inteligente en el manejo de sus recursos, con admirable capacidad para lograr sutiles equilibrios en las más difíciles crisis, pero todavía distante de resolverlas. Hoy en día prosiguen enfrentamientos entre militares y guerrillas en ciertas regiones, sin demasiado riesgo a la población civil. También se adelanta una lucha constante contra los productores y exportadores de droga, en la que han muerto centenares de jueces, varios ministros, tres candidatos presidenciales y millares de civiles y policías.

Los últimos gobiernos han reconocido la necesidad de apertura a la participación política de los grupos disidentes, y la han intentado con éxito parcial. La nueva Constitución de l.991, redactada por indígenas, grupos de izquierda, guerrilleros desmovilizados, minorías religiosas y representantes de los poderes tradicionales, es reconocidamente democrática y bien recibida por la opinión pública, y con ella los colombianos creen haber abierto un nuevo ambiente institucional a la reconciliación.

Desfile militar



Himno del Bicentenario

Homenaje al Bicentenario de el diario "El Tiempo"

Protestas contra los 200 años de gobierno en Colombia

video

Explicación del proceso de independencia de todas las colonias americanas

Celebración del Bicentenario de la Independencia de Colombia

Bibliografía y webgrafía

Todas las páginas han sido consultadas los días 9, 10, 11, 12 y 13 de enero de 2011.

-Página del Ministerio de Cultura de Colombia. (http://www.mincultura.gov.co/bicentenario/)
-Página oficial del Bicentenario de la Independencia de Colombia. (http://www.bicentenario.gov.co/)
-Bogotá-DC. (http://www.bogota-dc.com/eventos/otros/bicentenario.html)
-"El bicentenario de Colombia". Justa. (http://www.justa.com.mx/?p=19449)
-Diario "El Tiempo". (http://www.eltiempo.com/noticias/bicentenario-de-colombia)
-Diario "El Colombiano". (http://www.elcolombiano.com/bicentenario.asp)
-Página del Bicentenario de la Independencia de Colombia de la Secretaría de Bogotá. (http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/bicentenario/)
-"Lo que dejó el Bicentenario". Semana.com. (http://www.semana.com/noticias-cultura/dejo-bicentenario/149071.aspx)
-"Historia colombiana hecha poesía". La Nación. (http://www.lanacion.com.co/2010/12/17/historia-colombiana-hecha-poesia/)
-"Exposición "Bicentenario", a unos días de concluir". El Universal. (http://www.eluniversal.com.mx/notas/733589.html)
-"El Bicentenario se convierte en musical". CM&. (http://www.cmi.com.co/?nt=55657)
-Página de la biblioteca Luis Ángel Arango. (http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/historia/bicentenario/indice.htm)
-"Bicentenario de la Independencia en Colombia. Viajar a Colombia: Guía Oficial de Turismo y Vacaciones. (http://www.colombia.travel/es/turista-internacional/actividad/historia-y-tradicion/bicentenario-de-la-independencia)
-"Celebran el Bicentenario de la Independencia de Colombia". El Nuevo Herald. (http://www.elnuevoherald.com/2010/07/21/769275/celebran-el-bicentenario-de-la.html)
-"Google se Une al Bicentenario de la Independencia de Colombia". Gabatek. (http://gabatek.com/tecnologia/google-se-une-al-bicentenario-de-la-independencia-de-colombia/).

Fotografías de la celebración del Bicentenario


Independencia de Colombia

La independencia de Colombia fue un proceso largo y sangriento.

La Guerra de Independencia de Colombia fue un conflicto que se libró durante el primer cuarto del siglo XIX para liberar la tierra que hoy es Colombia, entonces conocida como Nueva Granada. Fue parte de las guerras de independencia hispanoamericanas.


Antecedentes

Las guerras de independencia de la América española se inspiraron en la de Estados Unidos y en la Revolución Francesa.
La invasión francesa de España en 1808 condujo al derrumbe de la monarquía española bajo el reinado de Fernando VII. Fueron necesarios dos años para crear un gobierno estable. Esto dio lugar a un vacío de poder y a la inestabilidad política en las posesiones españolas en América


La Patria Boba


Entre 1810 y 1816 se conoce la colonia de Nueva Granada como la Patria Boba y se caracterizó por los combates entre los independentistas para definir la forma de gobierno que el nuevo Estado debería tener. En 1811 la provincia de Bogotá se había declarado Estado independiente, mientras las demás provincias se habían reunido en una federación llamada Provincias Unidas de Nueva Granada













Provincias Unidas de Nueva Granada en 1810
_________________________________________________


Campañas de Independencia en Venezuela y Nueva Granada entre 1806 y 1814



La reconquista española

La reconquista española de Nueva Granada se dio entre 1815 y 1816. En España el rey Fernando había vuelto al trono en 1813, y decidió enviar fuerzas militares para recuperar el imperio americano de España, ahora controlado por las fuerzas rebeldes.

El coronel Pablo Morillo, fue elegido para dirigir la expedición, en la que se reconquistaron las colonias, terminando así los primeros cinco años de independencia de Colombia.
Muchos de los principales dirigentes, se retiraron cerca de la frontera con Venezuela, tratando de reorganizar las fuerzas política y militar para hacer frente al nuevo peligro.



Campañas de independencia en Venezuela y Nueva Granada entre 1815 y 1817 (arriba) y entre 1818 y 1819 (abajo).

La Campaña Libertadora

A partir de 1819 Bolívar y Francisco de Paula Santander empezaron a coordinar acciones conjuntas desde sus áreas de influencia. Ambos habían elaborado un plan en el que Santander debía preparar la provincia de Casanare, unificar a los guerrilleros del sur y dar informes a Bolívar sobre las tropas españolas para iniciar la invasión de la Nueva Granada.

La Legión Británica para apoyó a Bolívar y el 15 de febrero de 1819. Bolívar reunió el Congreso de Angostura, en el que exponía el rumbo a seguir para fundar la República y anunciaba el proyecto de Constitución que fue promulgada en 1821. El resultado fue el nacimiento oficial de la República de Colombia, conocida como la Gran Colombia, mediante la promulgación de la Ley Fundamental de Colombia y cuya extensión abarcó en ese momento los territorios de la Nueva Granada y Venezuela que se dividen políticamente en tres departamentos: 
-          Cundinamarca (Bogotá),
-          Venezuela (Caracas)
-          Quito (Quito).
El Congreso proclamó a Bolívar Presidente de la República.
Mientras tanto, Bolívar seguía preparando la invasión militar de Nueva Granada contando con el factor sorpresa y la imprevisibilidad del ataque.
Durante la época de lluvias, aprovechando la debilidad del ejército español, Bolívar realizó una de sus hazañas militares más destacadas, el Paso de los Andes y el ataque logró sorprender a los españoles que tuvieron que retirarse.
Cuando el virrey Sámano, se enteró de la derrota, huyó de Bogotá y el ejército libertador entró triunfante a la capital el día 10 de agosto.


Campañas de independencia en Venezuela y Nueva Granada entre 1819 y 1820.


La Gran Colombia en 1820 y las campañas de independencia llevadas a cabo entre 1821 y 1823.

Bicentenario de la Independencia de Colombia


El Bicentenario de Colombia es un plan de actividades destinadas a la celebración de los 200 años de los sucesos ocurridos en Santa Fe de Bogotá el 20 de julio de 1810, que significaron el inicio del proceso independentista de la República de Colombia.
El precedente mas común es el Primer centenario de la Independencia, celebrado en 1910 con el evento de la Exposición, del cual se organizó un evento en los terrenos del actual Parque de la Independencia en Bogotá relacionado con el desarrollo económico del país con vistas a recuperarse de la Guerra de los Mil Días, y del cual en el 2005 se hizo una exposición de varios recuerdos.
El grito de independencia de Santa Fé sucedió el 20 de julio de 1810.
Por el lado del gobierno colombiano, este se ha encargado de desarrollar actividades y políticas en favor del desarrollo nacional en vista de la conmemoración, una de ellas es Visión Colombia 2019, implementado por el presidente Álvaro Uribe Vélez. También se creó la "Alta Consejería Presidencial para el Bicentenario de la Independencia", organismo consultivo con el fin de desarrollar actividades culturales y educativas para ese evento.
Por el lado cultural, en conmemoración de los 100 años del grito de independencia en 1910 el Concejo de Bogotá selló una urna (urna centenaria) con documentos importantes y fotos de la época, la cual fue abierta el 20 de julio de 2010 para la celebración del bicentenario, además se hicieron exposiciones relacionadas con el bicentenario de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada y el fallecimiento del científico español José Celestino Mutis, parte del Programa Nacional del Bicentenario de la República. Incluso, los canales de TV The History Channel y City TV Bogotá, desarrollaron con la Universidad Nacional de Colombia un documental para ese fin que se transmitió el 20 de julio en hora estelar.
El 20 de julio de 2010, aparte de la apertura de la urna centenaria, también se realizó un desfile militar  con la presencia del presidente de la república. Además, se realizó la tercera edición del gran concierto nacional, con la participación de varios artistas nacionales. Dicho concierto se realizó en todos los municipios del país y en algunas ciudades del extranjero. Una de las partes más destacadas fue la presentación del cantante Juanes en la ciudad de Quibdó.
A modo de cierre de la jornada, la alcaldía de Bogotá organizó un espectáculo multimedia en la plaza de Bolívar con alegorías a la historia y la cultura de Colombia.
En el Centro Internacional de Negocios y exposiciones Corferias, se organizaron exposiciones respecto al bicentenario conocido como Gran Fiesta Nacional: se expondrá acerca de la gastronomía colombiana, arte contemporáneo e indígena, exposición ganadera y las Fuerzas Armadas de Colombia.


Lo que dejó el Bicentenario (Semana.com)

La celebración de los 200 años de la Independencia fue prolífica. Incluyó series de televisión, exposiciones y restauración de monumentos. Todos con un marcado aire de inclusión. ¿Qué queda después de la euforia?

Hubo un momento, justo antes del 20 de julio de este año, en el que todos los eventos culturales del país parecían ser parte de la celebración por el Bicentenario de la Independencia. Desde festivales de cine que se preguntaban por la identidad nacional hasta programas de televisión, como el del Profesor Súper O, antes dedicado a los errores idiomáticos y ahora histórico. Había también actores vestidos de próceres en las estaciones de TransMilenio, recorridos por la ruta comunera y megaproyectos de restauración urbana. ¿Qué quedó de esa cascada de festejos? ¿Cuáles fueron perdurables y cuáles flor de un día?
La fiesta oficial  Solo el Ministerio de Cultura contó con 30 proyectos dirigidos a hacer un Bicentenario plural, tanto que no se habló de una, sino de varias independencias. "En esencia, la conmemoración que hemos construido partió por plantear que nuestro futuro no encuentra otra posibilidad que su despliegue en la libertad, la diversidad, la inclusión y la pluralidad en la memoria y en la creación", se lee en el programa del Ministerio. Sin duda, se trató de una línea opuesta a la trazada en 1910, cuando las celebraciones del Centenario tuvieron un marcado carácter excluyente hacia las minorías y los sectores populares. 

El proyecto especial y a largo plazo del Ministerio fueron los Centros Municipales de Memoria: espacios colectivos extendidos por el territorio nacional en los que las comunidades reconstruyen y difunden su pasado a partir de narrativas, tertulias y archivos fotográficos. La meta para finales de 2010 era haber sentado las bases de los 32 centros. Algunos, como el de Aguadas (Caldas), Cereté (Córdoba) y San Basilio de Palenque (Bolívar), empezaron a funcionar desde el primer semestre del año. En Cereté, por ejemplo, la población escogió el canal del Bugre, un brazo del río Sinú, como símbolo de su registro histórico. En San Basilio, el grupo de memoria quiso recordar el papel de los cimarrones en la Independencia, y en Ocaña (Santander) y San Andrés prepararon exposiciones itinerantes de fotografía. En la capital se espera que comience la construcción del edificio donde funcionará el Centro de Memoria de Bogotá, en predios que eran del Cementerio Central.

La construcción y restauración del patrimonio arquitectónico fue otro de los proyectos del Ministerio de Cultura. Aunque en julio se anunció que la primera fase de las obras sería entregada en diciembre, espacios como la Plaza de San Nicolás, en Barranquilla, siguen en obra. Para la recuperación del centro histórico de esa ciudad la inversión asciende a 85.000 millones de pesos. Tampoco se ha entregado el Centro Bicentenario de Socorro (Santander), que, según se afirmó a comienzos de año, se haría en tres fases. El que sí cumplió con las fechas establecidas fue el Domomuseo Bicentenario en la Biblioteca Jorge Garcés Borrero, de Cali, una construcción de 1.270 metros cuadrados para la que se invirtieron cerca de 1.800 millones de pesos. Por último, está un proyecto de gran magnitud todavía en obra negra: el parque que cubrirá en Bogotá la troncal de la 26 entre las carreras Quinta y Séptima, obra del arquitecto Giancarlo Mazzanti. Su suerte está atada a la de las cuestionadas obras de la Fase III de TransMilenio.

Junto a estos dos, el Ministerio diseñó un Banco de Partituras del Bicentenario, la Biblioteca de Literatura Afrocolombiana y la Biblioteca de los Pueblos Indígenas, la serie documental Viajes a la memoria, huellas de una nación y el programa de radio Independencias al aire. En ella, ciudadanos comunes reconstruyen 25 de esos relatos que, pese a que se transmiten de generación en generación, rara vez tienen lugar en enciclopedias o libros de historia.

El Ministerio de Educación, por su parte, creó un solo y ambicioso proyecto. Historia hoy: aprendiendo con el Bicentenario de la Independencia, un programa que contó con varias etapas y que se propuso ofrecer a profesores y alumnos herramientas para la investigación histórica no académica. El pasado no solo viene en textos escolares, también la tradición oral, por nombrar una, es una forma de reconstruirlo. En la primera etapa más de 15.000 estudiantes enviaron preguntas sobre la Independencia. De allí salió la cartilla 200 años, 200 preguntas. Luego, los niños contestaron las preguntas y finalmente hubo una socialización. El Ministerio envió a 14.000 instituciones educativas la Colección Bicentenario, un paquete con 13 libros, dos cartillas, seis DVD, afiches y un atlas histórico. 

Otros formatos 
De lo que deja el Bicentenario hay que destacar la exposición Las historias de un grito, que todavía se puede visitar en el Museo Nacional. Con humor, los curadores de esta muestra ponen en evidencia la exclusión que ha marcado los 200 años de vida republicana en Colombia. A punta de fina sátira y recurriendo a todo tipo de recursos (obras de arte, instalaciones, escenas de programas de televisión), los curadores de esta muestra ponen en evidencia los extremos a los que ha llegado el nacionalismo en el país, al tiempo que satirizan el constante afán de algunos colombianos por lograr privilegios y reconocimiento social.

También la Biblioteca Nacional y el Banco de la República hicieron exposiciones. Ambas sobre el papel que desempeñaron los discursos, legitimados y no legitimados, en el siglo XIX. La primera, Impresiones de la independencia: proclamas, bandos y papeles sueltos, curada por Carlos Betancourt, dio cuenta de cómo las publicaciones colaboraron a la polarización de la opinión pública. La segunda, Palabras que nos cambiaron: lenguaje y poder en la Independencia, bajo la curaduría de Margarita Garrido, fue un recorrido por las formas de pensar y hablar durante la época independentista. 

En televisión sobresale la telenovela La Pola, que logró -más allá de las críticas sobre las libertades que se tomaron los guionistas- llevar al horario triple A problemas que, como el afán de los criollos de lograr privilegios, estuvieron en el centro de la independencia y que todavía están vigentes. 

Desentonaron 
De todo lo que se hizo, dos iniciativas no colmaron las expectativas que generaron. La primera, la obra de teatro Bolívar, fragmentos de un sueño, una coproducción del Ministerio de Cultura y el Teatro Malandro. Dirigida y protagonizada por Ómar Porras, fue, según la crítica, un desafortunado intento de contar la historia del Libertador apoyándose en recursos experimentales sin ton ni son. Y la segunda, el excesivo acento que tuvieron la música y los conciertos. En un costoso despliegue, cantantes famosos fueron los protagonistas de la celebración del 20 de julio, en un esfuerzo cuya trascendencia no es evidente. Se llegó al punto de componer un tema oficial del Bicentenario, Vamo' a celebrar, que pasó inadvertido y no sonó más que en eventos oficiales. 

En suma, mientras en 1910 los festejos del Centenario buscaban mostrar que Colombia iba en la senda correcta: la del progreso, aunque era un camino pensado para unos pocos, 100 años después, con formatos y escenarios diversos, la celebración del Bicentenario quiso invitar a los que hace un siglo fueron excluidos a construir, de nuevo, el pasado. Hecha esta tarea, vendrá la de construir un futuro que se aleje, ahora sí, de los vicios que sobrevivieron a la independencia. La idea es que este propósito no termine sepultado, como le ocurrió al Parque del Centenario.
(Artículo propiedad de Semana.com)

Historia colombiana hecha poesía (La Nación)

El escritor antioqueño Robinson Quintero Ossa presentó en Neiva el libro ‘Colombia en la Poesía Colombiana: Los poemas cuentan la historia’. Esta antología de poemas mereció el Premio Literaturas del Bicentenario 2010, del Ministerio de Cultura.
Esta obra, según el escritor, presenta al lector una interpretación del largo proceso histórico de la formación de Colombia como nación y ofrece un valioso conocimiento de las representaciones que estos poemas han construido sobre los distintos momentos, lugares y personajes colombianos desde el descubrimiento de América hasta la actualidad.
“En conclusión, es la historia de nuestro país contada a través de la poesía. Algo que en el recorrido literario colombiano jamás se había hecho”, manifestó Quintero Ossa.
El libro contiene 186 poemas de 125 poetas del país, desde 1589.
“Este texto no está hecho para destacar los poetas, ni está hecho par destacar los poemas, pues en él no están precisamente los mejores poemas de la poesía colombiana. El sentido era contar la historia desde otro punto de vista”.
Los 2.000 ejemplares de la primera edición ya se agotaron, se espera que en febrero se publique la segunda.

La historia en versos
De acuerdo con Robinson Quintero Ossa, el objetivo principal de publicar ‘Colombia en la Poesía Colombiana: Los poemas cuentan la historia’ fue mostrarle a los lectores una forma más interesante de conocer los principales acontecimientos del país.
“La historia de Colombia se puede encontrar en los volúmenes académicos, y puede ser consultada en cualquier biblioteca o hemeroteca, pero la historia contada desde la poesía era un relato que estaba sin urdir, estaba totalmente disperso en libros, revistas, folletos”, dijo el antioqueño.
No obstante, aclaró que el libro incluye notas históricas escritas por Amparo Murillo Posada para cada poema, así como notas literarias del escritor Joaquín Mattos Omar.
“Lo que quisimos fue reunir esos dos contenidos: datos de la historia contada por los historiadores, así como la historia contada por los poetas. De alguna manera la historia contada por los historiadores es un poco fría, por su mismo objetivo de ser preciso y comprobado el hecho que se relata. En la poesía no existe eso, es el acercamiento a la realidad a través de la imaginación del poeta”.

Los poetas
El libro reúne las obras de Juan de Castellanos y Hernando Domínguez Camargo en el siglo XVI.
En el siglo XVIII se registran los textos de Francisco A. Vélez Ladrón de Guevara y José Fernández Madrid.
Asimismo se destaca la presencia literaria de Luis Vargas Tejada, Rafael Núñez, Ricardo Carrasquilla, José Asunción Silva, Candelario Obeso, Ismael Enrique Arciniegas, Porfirio Barba Jacob, Abel Farina y Jorge Pombo en el siglo XIX.
Entre los artistas del siglo XX que hacen parte de esta antología están León de Greiff, Luis Vidales, Jorge Zalamea, Eduardo Carranza, Aurelio Arturo, Álvaro Mutis, Jorge Gaitán Durán, Mario Rivero, Matilde Espinosa, Fernando Charry Lara, Héctor Rojas Herazo, Rogelio Echavarría, Darío Jaramillo Agudelo, María Mercedes Carranza, Juan Gustavo Cobo Borda, William Ospina, Juan Manuel Roca y Gonzalo Arango. También aparecen Gabriel Jaime Arango, Helí Ramírez, Rómulo Bustos, Álvaro Rodríguez Torres, Óscar Torres, Gabriel Jaime Franco, Ramón Cote Baraibar, Santiago Mutis, Fernando Herrera y Andrea Cote, entre otros.
El aporte huilense de este libro está a cargo de José Eustasio Rivera y Guillermo Martínez González.
“Sus poemas hacen alusión al paisaje o algún asunto político, económico, social o cultural del Huila”.

Nuevo libro
Robinson Quintero Ossa presentará en mayo próximo el libro de entrevistas ‘El país imaginado’, que contará con el testimonio de 36 poetas colombianos quienes hablan sobre qué clase de nación desean para los años venideros. Según el escritor, esta producción literaria es una continuidad de Colombia en la Poesía Colombiana: Los poemas cuentan la historia’.
“En el anterior libro se muestra a Colombia desde años atrás, en cambio en el próximo se mostrará al país desde una perspectiva del futuro”.

(Artículo propiedad de La Nación)

Exposición "Bicentenario", a unos días de concluir (El Universal)

En sus últimos días para ser visitada, la exposición 'Bicentenario. Diez miradas latinoamericanas' revela nuevas perspectivas del arte de cinco países de la región que este año festejaron sus 200 años como países libres.

La muestra que concluirá el 31 de diciembre su ciclo, ofrece obras de artistas de Venezuela, Colombia, Chile, Argentina y México, que hacen contraste con el fresco 'Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central', que alberga el Museo Mural Diego Rivera.

La curaduría hecha por Graciela Kartofel permite observar, desde una mirada crítica, 'las nuevas orientaciones del arte del sur del continente dentro de los fenómenos artísticos contemporáneos y cómo los artistas latinoamericanos responden hoy a la noción de identidad en un mundo globalizado'.

Estos 10 artistas con visiones y actitudes estéticas independientes, invitan a reflexionar en un mundo globalizado, hiper-interactivo, multicultural y transdisciplinario, añade el guión museográfico.

Para Kartofel es una exposición que no se deja mirar superficialmente sino que penetra, es comprometedora, refiere texto e imagen que crean nuevas señales entre las diferentes culturas que se hacen presentes, sin dejarse aplastar por la masificación.

Si bien hoy el mayor énfasis en el arte de América Latina es señalar identidades y formas de cultura, las distintas visiones que abarca la obra de los artistas convocados son de múltiples raigambres culturales, señalan los títulos de la exhibición.

En esta exposición, las disímiles facetas de la región permiten una visión holística de la identidad latinoamericana, más allá de las limitaciones de la globalización y de la falsa relativización de lo internacional.

Para Kartofel, América Latina y su arte se piensan dentro de una perspectiva muy flexible, como una formación multicultural, unida por lazos geográficos, históricos, económicos y sociales que están sujetos a debate y discusión.

En la presentación de los artistas, Kartofel señala que Lucía Warck-Meister (Argentina) incentiva al paseante y al espectador desde la fachada, mientras Manuel Velázquez (México) crea un nuevo expresionismo de vertiente étnico-conceptual.

Por su parte, Roberto Rodríguez (México) crea una simbiosis de formas vegetales y atributos indígenas (cuyo trabajo establece nexos en imaginería, creencias y prácticas artísticas del pasado, fundamentándose en el acervo de Africa y América precolombina) .

El chileno Víctor Pimstein conceptualiza el horizonte latinoamericano y su compatriota Iván Navarro declara la aguda sutileza de quien piensa lo cotidiano; Mauricio Lupini (Venezuela) anticipa lo que podría ser convertirse en la región verde planetaria y Lina Leal (Colombia) brinda una iluminadora ducha intelectual.

En tanto, Sergio Fasola (Argentina) juega con las composiciones irónicas y las ofrece recompuestas; Nayarí Castillo (Venezuela) hace del video una bandera y una experiencia humana y Alvaro Barrios (Colombia) aporta truenos y relámpagos de ironía estético política surrealista.

La exposición 'Bicentenario. Diez miradas latinoamericanas' podrá admirarse hasta el 31 de diciembre próximo en el Museo Mural Diego Rivera, sitio que roba la atracción de la gran mayoría de los visitantes debido al mural 'Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central'.

Incluso hoy, se notó a un grupo de personas que realizaba una visita guiada, y todos ellos estaban atrapados por personajes del mural como Frida Kahlo, 'La Catrina', 'Hernán Cortés' o Porfirio Díaz, pintados por Diego rivera (1886-1957) .



(Artículo propiedad de El Universal)